¿Cómo se hace una audioguía? Pasos y Consejos

cómo hacer una audioguía

Una audioguía es casi sinónimo de museo y exposición. Son los aparatos electrónicos que se utilizan para explicar a los visitantes qué están contemplando, las historias que giran alrededor de una iglesia, un castillo o una exposición, qué pretendían representar los autores de las obras o en qué contextos se desarrollaron cada uno de los eventos que allí tuvieron lugar. 

Estas explicaciones, evidentemente, están diseñadas para que el visitante recuerde la mayor parte posible de los datos que se quieren expresar, por lo que se suele utilizar un lenguaje sencillo, explicativo pero en el que también pueden brillar los tecnicismos más conocidos por el imaginario colectivo o en la cultura general. Para conseguir los mejores resultados, es esencial que la lectura del texto la haga un locutor profesional, que sepa vocalizar con la claridad que se requiere y emplear el tono adecuado para que los oyentes y espectadores no se pierdan en la explicación. 

Cómo preparar la grabación de una audioguía

La grabación de una audioguía es similar a la de un audiolibro en su aspecto técnico, pero hay algunas diferencias en lo formal a las que debemos prestar atención. 

Por tanto, es esencial que la grabación se realice en un espacio acondicionado para ofrecer el mejor resultado sonoro. Ésta puede realizarse en un estudio o con los medios necesarios que requiere contar con un Home Studio propio. Es decir, con un programa de edición de sonido de calidad, herramientas y conocimientos para una edición sencilla de la voz, un buen micrófono que capte todos los matices de nuestra voz y un espacio acondicionado para evitar que se cuelen ruidos indeseados o recoja cierto eco de nuestra voz. 

Por norma general, es habitual pensar en un estudio de grabación como el lugar ideal, pero un locutor con los conocimientos y los medios adecuados con Home Studio propio ofrecerá una mayor flexibilidad y agilidad durante la grabación. De hecho, es una fórmula que poco a poco se está imponiendo pues cuenta con grandes ventajas, con grandes resultados y tiempos de espera más ajustados. 

locuciones profesionales

Características de las voces para una audioguía

Lo más importante de una audioguía es que el locutor sea consciente de lo que está ofreciendo. Es decir, que sepa en cada momento que está realizando una explicación a un oyente de lo que tiene delante de los ojos, por lo que su voz no debe ser la protagonista. 

Esto no excluye a ningún tono de voz de la posibilidad de trabajar como locutor para audioguías. Al contrario, cualquier tono puede ser útil siempre que el locutor sea un profesional que exprese el texto con una buena vocalización y dicción y que sepa emplear un tono expositivo sin caer en el aburrimiento ni en el tedio. Debe saber manejarse en la final línea que separa una implicación activa con lo expuesto y la capacidad para saber estar a un lado y acompañar al texto. 

Debemos tener en cuenta que hay tantas voces como lugares o exposiciones. Si en la audioguía se quiere dar una contextualización ligeramente dramática, puede requerir de voces más graves y redondas en el caso de que, por ejemplo, estén destinadas a ofrecer las explicaciones de un castillo o una catedral. Pero también se buscarán tonos más ligeros si, por ejemplo, se están ofreciendo detalles sobre las vanguardias en las pinturas del Siglo XX. Son, apenas dos propuestas muy alejadas en lo formal la una de la otra. 

Consejos para hacer una audioguía profesional

Ya hemos hablado de la importancia de contar con un Home Studio propio o de tener acceso a un estudio de grabación. Por tanto, uno de los primeros consejos que podemos ofrecer a la hora de locutor una audioguía profesional es contar con un espacio acondicionado para la ocasión y tener los conocimientos necesarios si necesitamos realizar nosotros mismos la grabación. 

Más allá de esto, es imprescindible contar con una formación adecuada en la que hayamos aprendido a conseguir el tono esperado, ese estilo expositivo con el que el locutor sea un mero acompañante del texto leído pero que, al mismo tiempo, no caiga en el aburrimiento y el tedio o la monotonía. Es importante saber moverse en esa fina línea, donde es imprescindible una correcta dicción que no dé lugar a posibles errores durante la escucha. 

Además, es buena idea que, como locutores, realicemos una lectura previa del texto. Al menos para detectar los tecnicismos con los que estemos menos familiarizados y que éstos no nos sorprendan durante al grabación. De esta manera, ofreceremos una imagen profesional y el oyente descubrirá que estamos seguros de lo que queremos transmitir y que conocemos todas las aristas de la explicación locutada. 

No hay que olvidar que debemos prestar un especial cuidado a la exposición de nombres, especialmente los extranjeros. Por tanto, en caso de duda, es importante preguntar al cliente cómo debemos pronunciar, concretamente, cada uno de ellos y, así, evitar errores que nos obligarán a futuras revisiones de todo el producto.

Dónde conseguir voces para grabar una audioguía

En 6 Voces Locuciones contamos con tres voces femeninas y otras tres voces masculinas especialmente interesantes par este tipo de trabajos. Todos ellos son locutores profesionales que cuentan con Home Studio propio y que se han formado específicamente para este tipo de trabajos. 

El abanico de tonos y estilos que puedes encontrar en 6 Voces Locuciones nos permiten ofrecernos como una de las mejores opciones para quien busca un sonido profesional y una entrega ágil, con una comunicación fluida y permanente con el locutor que más se ajuste a los requisitos buscados.

4.9/5 - (12 votos)
Compártelo
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Últimos post
¡Contáctanos ahora!